Metanoética

Posición práctica para la transformación

Archivos mensuales: agosto 2015

En lo que consiste la vida

“La vida consiste en la continua práctica de 《muerte-y-resurrección》. Metanoesis es práctica y también estar hecho para la práctica de esta 《muerte-y-resurrección》, de acuerdo al criterio del valor y significado de nuestra existencia o más correctamente, de acuerdo a la falta de valor y falta de significado de nuestra existencia. Esto debe empezar con un despojamiento del yo que ya no está calificado para existir porque se ve forzado a reconocer, a través de penas y sufrimientos, que su ser es carente de valor.”

Hajime, Tanabe (2014). Filosofía como metanoética. El significado filosófico de la metanoética. (Pag. 73). Barcelona: Herder

Frente al ser, la nada y cuando el ser tiene el mismo valor que la nada, entonces, la vida se expresa desde la nada y no desde el ser. El infinito toca lo finito. El yo ha de morir para ser tocado por el infinito que afirma al ser dotándole de una nueva vida.

“El autodespertar basado en la práctica no emerge de un ser pasado y previamente existente que es intuido de golpe espacialmente. Es más bien una restauración de la nada de un yo que emerge desde la transformación de la muerte a un presente lleno de esperanza en una resurrección futura. En otras palabras, es el autodespertar de la muerte.”

Hajime, Tanabe (2014). Filosofía como metanoética. La mediación absoluta en la metanoética. (Pag. 255). Barcelona: Herder

Vía disciplinada hacia la muerte

“Metánoia no está confinada a ser una 《meta-noia》, esto es, un 《pensamiento posterior》, o un arrepentimiento que implica un doloroso recuerdo de los propios pecados del pasado, o un sentimiento de remordimiento acompañado por el deseo profundo de que aquellos pecados no hubiesen sido cometidos. Es preferible el atravesamiento (Durchbruch) de un yo que hasta ahora se ha movido dentro del ámbito del pensamiento y la reflexión. En realidad, mientras el yo afirme su ser directamente, el verdadero arrepentimiento no esposible. Por esta razón, a pesar de que el arrepentimiento es un acto que realiza el yo, es también un atravesamiento y un abandono de sí mismo. Como dice Hegel, cuando nosotros reconocemos nuestra responsabilidad por aquellas de nuestras acciones que inevitablemente resultaron pecaminosas, este reconocimiento de nuestro propio pecado implica la trágica caída de nuestro propio ser y una sumisión al juicio del destino. Así también zange o metanoesis implica la caída y el abandono del yo. Como  tal, zange signifca simplemente seguir una vía disciplinada hacia la muerte.”

Hajime, Tanabe (2014). Filosofía como metanoética. El significado filosófico de la metanoética. (Pag. 71) .Barcelona: Herder